Blogia
lacarreradelsiglo

Hoy recomendamos...

Hoy recomendamos... Heiner Müller

(...)

2

LA EUROPA DE LA MUJER

Enormous room. Ofelia. Su corazón es un reloj.

OFELIA (CORO/ HAMLET)

Yo soy Ofelia. La que el río no retuvo. La mujer ahorcada. La mujer con las venas cortadas. La mujer de la sobredosis EN LOS LABIOS NIEVE La mujer con la cabeza metida en el horno de gas. Ayer dejé de matarme. Estoy sola con mis pechos mis muslos mi vientre. Destrozo las herramientas de mi cautiverio la silla la mesa la cama. Destruyo el campo de batalla que fue mi hogar. Arranco las puertas, para que el viento y el grito del mundo puedan entrar. Destrozo la ventana. Con las manos ensangrentadas rasgo las fotografías de los hombres que amé y que me utilizaron en la cama sobre la mesa en la silla en el suelo. Prendo fuego a mi prisión. Tiro mis vestidos al fuego. Arranco de mi pecho el reloj que fue mi corazón. Salgo a la calle, vestida con mi propia sangre.

(...)

 

5

FEROZ ESPERA/ EN LA TERRIBLE ARMADURA/ MILENIOS

Fondo marino. Ofelia en silla de ruedas. Peces, ruinas, cadáveres y trozos de cadáver pasan a la deriva.

OFELIA

Mientras habla dos hombres de blanco la envuelven con vendas de gasa junto con la silla de ruedas, de abajo hacia arriba.

Al habla Electra. Desde el corazón de las tinieblas. Bajo el sol de la tortura. A las metrópolis del mundo. En nombre de las víctimas. Expulso todo el esperma que recibí. Transformo la leche de mis pechos en ponzoña mortal. Retiro el mundo que he parido. Asfixio entre mis muslos al mundo que he parido. Lo sepulto en mi vulva. Abajo la felicidad de la sumisión. Vivan el odio, el desprecio, la rebelión, la muerte. Cuando avance por vuestras alcobas con cuchillos de carnicero sabréis la verdad.

Los hombres salen. Ofelia permanece sobre el escenario, inmóvil bajo el envoltorio blanco.

 

  

(Die Hamletmaschine, 1977)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Hoy recomendamos... Zaragoza Ciudad 6

Hoy recomendamos... Zaragoza Ciudad 6

Los días 29 y 30 de junio, móntatelo como puedas, tienes que estar en el Festival Internacional de Hip Hop Zaragoza Ciudad 6. ¿Por qué?

 

 

En primer lugar, porque será tu única oportunidad de ver en España al Wu Tang Clan al completo, con los RZA, Raekwon, Method Man, GZA, Cappadona, Inspectah Deck, Ghostface Killah, Masta Killa y U-God reunidos de nuevo (hasta que se les vaya la pinza, se partan la cara en algún camerino y se disuelvan otra vez). Segundo, porque podrás ver jugando en su casa a los Violadores del Verso, presentando el directo de “Vivir para contarlo”, único disco de rap que ha sido nº 1 en ventas poniéndole el culo en la cara al mismísimo Bisbal.

 

 

Porque podrás disfrutar de la presencia de niggas históricos como Big Daddy Kane o Kool G. Rap. Porque estará dj Kool Herc (para conocimiento de los novatos, el tipo que inventó esto del hip hop). Y Tote King. Y Guru. Y d.i.t.c. Y Rob Swift. Y Rapsus’klei. Y Sr. Rojo. Y Hablando en Plata. Y Frank T. Y La Rumeur. Y Xhelazz... ¿Necesitas más?

 

 

En ese caso, vendrás porque, a diferencia de otros festivales, no tendrás que lamentar el haberte perdido nada; aquí podrás ver todos los conciertos, sin excepción. Porque podrás ducharte en el Wash-U. Por que tendrás el mejor graffiti, breakers, skate, bmx, batallas de mcs…

 

 

Porque no encontrarás en España un cartel como este. Porque nadie en el mundo te dará dos días del mejor hip hop por 35 míseros euros. Porque hay otros festivales, pero no son este.

 

 

Y, sobre todo; por que si no estás ahí, entonces es que no sabes qué es el rap.

 

 

Si, después de todo esto, aún te quedan dudas (absurdo, pero bueno), podrás despejarlas en www.zaragozaciudadhiphopfestival.com.

 

 

 

¿Publicidad gratuita? Lo sé. ¿Algún problema?

(Dios, es hablar de hip hop y me pongo de un macarra…)

 

 

 

 

Nota importante: Este post es, en realidad, un experimento publicitario. Si de alguna manera has llegado hasta él buscando información sobre el propio Zaragoza Ciudad, otros festivales, bolos de hip hop, algún artista en concreto, etc… por favor deja tu comentario aquí con detalles en torno a si ya conocías el festival, el cartel, los precios… y sobre todo, si, después de leerlo, has decidido acudir. Gracias.

Hoy recomendamos... David Angulo

Hoy recomendamos... David Angulo

De David Angulo se podría decir, recurriendo a la sabiduría popular de la tierra, que es un astralico de mano, o que lo mismo te vale para un roto que para un descosido; expresiones ambas que, traducidas a términos urbanitas, vienen a decir que David es algo parecido a un renacentista del siglo XXI. O, recurriendo a rimbombantes palabras huecas de crítico de prestigio sin registros -y dios me libre de dar nombres- , que estamos ante un polifacético artista multimedia.

Y es que David puede presumir de haber hecho cosas tan dispares como cantar con Carmen París, Especialistas o al frente de su grupo de toda la vida, Al Son del Sur; de haber sido actor en el programa de Javier Coronas “Más te vale XXL”; responsable del diseño gráfico de discos de Amaral, Prímital o Raspa de Gato, entre otros; de haber compuesto los espacios sonoros de diversos espectáculos para compañías de teatro como Teatro del Temple, Muac o Los McClown... Y también (y aquí es donde se aprecian verdaderamente sus poliédricas capacidades) de haber sido técnico de sonido de teatro en gira y conductor del camión de la escenografía, faceta con la que incorpora a su currículum una colisión leve -pero muy destructiva- contra una churrería.

Accidentes aceitosos -en sentido literal- aparte, si hoy hablamos aquí de David Angulo es porque próximamente (aún no, pero es bien sabido que La Carrera del Siglo es una publicación que se adelanta a la actualidad, a veces incluso demasiado), presenta “Habitación 404”, su primer trabajo en solitario; un disco de canciones sugerentes, sencillas pero cuidadas con mimo, en las que a través de los diferentes arreglos y géneros, debidamente batidos en la tourmix de su cabeza, David nos lleva de viaje por su imaginario particular: el teatro, el cine, la televisión, el cabaret o el circo; el mediterráneo, latinoamérica, el magreb y el caribe, pero también las callejuelas estrechas del casco de la ciudad... y así un sinfín de influencias musicales, lugares y atmósferas variopintas, que van cobrando vida a lo largo y ancho de este fantástico autorretrato musical.

Así que ya saben, queridos lectores: no pierdan más tiempo, y corran a comprar cuanto antes “Habitación 404” para, con el paso de los años, poder presumir de conocimientos musicales entre sus amigos, y repetir hasta la saciedad aquella frase tan pedante de “yo ya lo escuchaba antes de que triunfara; me gustaban más sus primeros discos”. No me sean cutres, no se arriesguen a que se agote y tener que reconocer entre sus conocidos que no lo han escuchado; o peor aún, a verse buscándolo con las orejas gachas en la sección de superventas remasterizados del Carrefour. Yo, personalmente, ya me veo de tertulia televisiva con Ana Rosa y aquel churrero de la Feria de Binéfar, profundizando con más detalle en la figura humana del artista y en aquellos entrañables momentos de gofres y porras rodando por doquier.

Luego no nos vengan con que no les habíamos advertido. Y si no, al tiempo.

¿Valeeee?

Hoy recomendamos... Georg Büchner

"CAPITÁN.-¡Woyzeck! Tú siempre tienes un aire inquieto y apresurado. Los hombres buenos no son así. Los hombres buenos que tienen su conciencia tranquila... Pero ¿por qué no dices nada, Woyzeck? Vamos, di cualquier cosa. Por ejemplo..., ¿qué tiempo tendremos hoy?

 

WOYZECK (mojando el dedo y levantándolo).- Malo, señor Capitán, malo. Hace viento.

 

CAPITÁN.- Sí, sí; ya lo percibo. Siento que corre por ahí fuera. Semejante viento me causa la impresión de un ratón. Parece que tendremos un viento de sur-norte, ¿eh?

 

WOYZECK.- Sí, señor Capitán.

 

CAPITÁN.- ¡Ja, ja, ja!¡Sur-norte!¡Ja, ja, ja!¡Oh, eres tonto!¡Eres completamente tonto! Woyzeck, eres un buen hombre..., pero no tienes moral, Woyzeck. La moral, ¿me comprendes?, es cuando se comporta uno moralmente. Es una palabra excelente. Pero tú tienes un hijo sin la bendición de la Iglesia, y, como dice nuestro venerable señor capellán de la guarnición: «Sin la bendición de la Iglesia, no es mío. »

 

WOYZECK.- Mi Capitán, Dios no se fijará menos en la pobre criatura porque el «amén» no se haya dicho sobre ella antes de hacerla. El señor dijo: «Dejad que los niños vengan a mí. »

 

CAPITÁN.- ¿Qué estás diciendo?¿Qué clase de respuesta es ésa? Te aseguro que me hace sentir un gran malestar espiritual dicha respuesta. No te hagas el distraído y explícate.

 

WOYZECK.- La gente pobre como nosotros... Vea, señor Capitán: el dinero, el dinero, ¡todo es cuestión de dinero! El que no tiene dinero..., ¿cómo se las arregla para poner en el mundo un niño de una manera moral? Y uno también está hecho de carne y de sangre. Lo que pasa es que nosotros somos unos desdichados en este mundo y también en el más allá. Creo que hasta en el cielo tendremos que empujar las nubes para que al chocar produzcan los truenos.

El CAPITÁN ha escuchado a WOYZECK moviendo la cabeza y ahora le reprende. 

CAPITÁN.- Tú no tienes virtud, Woyzeck; tú no eres un hombre virtuoso. ¡De carne y de sangre! Cuando miro por la ventana en los días de lluvia y veo cómo las muchachas se levantan las faldas para saltar por encima de los charcos y enseñan sus pantorrillas, envueltas en sus mediecitas blancas -¡maldita sea, Woyzeck!-, entonces me invade el amor. Yo también tengo mi carne y mi sangre; pero ahí está la virtud, Woyzeck, ¡ahí está la virtud! Sin la virtud, ¿qué sería del mundo? En cambio, siguiendo sus preceptos, ¡qué tranquilidad de espíritu! Siempre me digo a mí mismo: «Capitán, eres un hombre virtuoso, un hombre bueno, un hombre muy bueno. »

 

WOYZECK.- Sí, mi Capitán..., aunque esto de la virtud no llego a comprenderlo del todo. La gente común, los pobres como nosotros, no tenemos virtud. Y así nos dejamos arrastrar por la Naturaleza. Pero si yo fuese un señor y tuviese un sombrero y un reloj, y supiese hablar con distinción, por supuesto que sería virtuoso. Debe ser algo muy hermoso eso de la virtud, señor Capitán; pero yo soy un pobre diablo.

 

CAPITÁN.- Anímate, Woyzeck. En el fondo eres un hombre bueno, un hombre muy bueno. Pero piensas demasiado, y eso es malo. Siempre tienes ese aire de prisa y ansiedad. Te aseguro que esta conversación me ha afectado. Vete ahora y no corras tanto. Camina siempre despacio, siempre bien despacito por la calle. Así..., así...

El CAPITÁN sale marcialmente. La pequeña banda militar le dedica unos compases."   

Woyzeck, de Georg Büchner (1813/1837).

Obra inconclusa, publicada en 1880.

Hoy recomendamos... Paul Auster

No busco excusas para esta nueva dilatada ausencia, pero a veces en la vida las cosas se complican. Y esta vez a mí se me han complicado. Es más, en esta ocasión ni tan siquiera voy a prometer regularidad en lo venidero; que luego no cumplo. Se hará lo que se pueda. Iremos viendo.

 

Durante muchos años he sido un lector empedernido, de los que se escondían debajo de las sábanas con un libro y una linterna. Ya de más mayor, en 3º de B. U. P., tuve la fortuna de descubrir la Literatura Contemporánea gracias a una profesora que tuvo el tino de tratar el tema no como una cuestión profunda, sino con la mayor trivialidad posible (a diferencia del profesor de 2º que contra todo pronóstico consiguió, con su desinterés por los textos y su afición a las fechas, que deseara fervientemente que la quema de libros en tiempos de la Inquisición no se hubiera quedado tan corta). Sin embargo el paso de los años, la falta de tiempo -ah, el tiempo- y la cantidad de cosas malamente almacenadas en mi cabeza han ido mermando cada vez más esa capacidad que me permitía abstraerme del mundo a través de los libros, hasta el punto de dudar de si la había perdido definitivamente.

Así que recientemente, y sin demasiadas esperanzas a decir verdad, comencé la lectura de la última novela de Paul Auster, casi resignado a que acabara sus días como tantas otras en el Limbo de los Justos de mi mesa, en la que se acumulaban ya una docena de libros apenas empezados. En cambio, y a pesar de tan poco halagüeñas perspectivas, no ha transcurrido ni siquiera una semana desde que cerrara la última página del libro, regresando dulcemente de Manhattan a mi sofá y recuperando esa sensación casi olvidada del placer de la lectura, de la que hacía tiempo que no disfrutaba.

Evidentemente, no voy a descubrir a Paul Auster. Ni tampoco diré que hablamos de su mejor obra, aun tratándose de una lectura muy recomendable para los tiempos que corren. Pero sí diré que me gustaría tener algún día la oportunidad de agradecerle lo que hizo por mí sin saberlo, escribiendo Brooklyn Follies.

   

"-          ¿Eso es lo que haces por la noche cuando estás aquí solo?¿Sentarte ahí a ver películas porno de lesbianas?

-          Hmmm. Nunca se me ha ocurrido. Debe ser más divertido que sentarme a escribir mi estúpido libro.

-          No me tomes el pelo. Estoy al borde de un ataque de nervios, y tú gastando bromas.

-          Porque no es asunto nuestro, por eso.

-          Nancy es mi hija…

-          Y Rory mi sobrina. ¿Y qué? No nos pertenecen. Sólo las tenemos en préstamo.

-          ¿Qué voy a hacer, Nathan?

-          Puedes hacer como si no supieras nada y dejarlas en paz. O si no puedes darles tu consentimiento. No tiene por qué gustarte, pero ésas son las dos únicas cosas que puedes hacer.

-          También las podría echar de casa, ¿no crees?

-          Sí, supongo que sí. Y acabarías lamentándolo durante todos los días de tu vida. No vayas por ese camino, Joyce. Intenta encajar los golpes. Lleva la cabeza alta. Que no te tomen el pelo. Vota a los demócratas en todas las elecciones. Pasea en bici por el parque. Sueña con mi cuerpo inigualable y perfecto. Toma vitaminas. Bebe ocho vasos de agua al día. Apoya a los Mets. Ve mucho al cine. No te mates a trabajar. Haz un viaje conmigo a París. Ven al hospital cuando Rachel tenga al niño y coge en brazos a mi nieto. Cepíllate los dientes después de cada comida. No cruces la calle con el semáforo en rojo. Defiende al débil. Hazte valer. Recuerda lo hermosa que eres. Acuérdate de lo mucho que te quiero. Bebe un whisky con hielo todos los días. Respira profundamente. Mantén los ojos abiertos. No comas grasas. Sueña el sueño de los justos. Recuerda cuánto te quiero.”   

 

(Brooklyn Follies, 2006)

Hoy recomendamos... Aleluya/ emociones paganas

Hoy recomendamos... Aleluya/ emociones paganas

Keith Richards se deja querer mientras piensa en cómo será eso de trepar a un cocotero. Teenage Fan Club miran a cámara, y otra cámara les mira a ellos. Jarvis Cocker descalzo, decidido a morir de un garrampazo sobre el escenario. Y Melendi agazapado, tal vez sí se avergüenza de lo que hace. Falete que se ríe hasta de su propia sombra. Tachenko, recién salidos de la máquina de triturar. Iggy, tan arrugado como de costumbre. Y Chicks on Speed. Y Najwa. Carl Cox, Bunbury. The Jayhawks. Violadores. Y Fangoria. Chucho Valdés, Macaco. Kiko Veneno, y que dios reparta suerte.

 

“La comunicación es unidireccional, todavía no hay interlocutor a la altura, solo alguien zafio y movido por impulsos del código binario, ceros y unos.
Acepto.
La espera no es larga, ni tampoco tensa. Preludio de un guión estructurado, pero abierto a cualquier tipo de improvisación.
Banda a escena. El público me recuerda de forma súbita y nada sutil el reparto de papeles.
Acepto.
Necesito al protagonista, el guión está escrito a su medida, él marca tempo. Apenas tengo unos minutos de actuación secundaria y las escenas son compartidas. A pesar de todo, entre plano y plano, hablamos de nuestras cosas, cosas banales.

Es más fácil definir una forma de expresión por lo que no es. Tampoco me importa saber lo que es. Sólo quiero formar parte, estar dentro, sólo el tiempo necesario.


Tres canciones, estás fuera.”

Diego Cunquero

 

 

Aleluya/ emociones paganas
Exposición fotográfica Colectivo Anguila
(Pedro Hernández, Diego Cunquero, Iván Moreno)
Del 16 de Noviembre al 14 de Enero

Centro de Historia de Zaragoza (Plaza de San Agustín,2)
(De martes a sábado, de 10 a 21 h.
Domingos y festivos, de 10 a 14 h.

Lunes, cerrado).

 

#Pulp, imágen incluída dentro de la exposición. Colectivo Anguila.

Hoy recomendamos... Blas de Otero

 

LITOGRAFÍA DE LA COMETA

 

Otra vez

debo decir he visto estoy cansado

de ver

herrumbre añil enjalbegada roña

Hoy

doce de agosto en la ciudad que nombro

alzo la frente frente al mar no puedo

más

y voceo

el silencio del hilo deslizado

hacia el percal de la cometa tonta

 

Otra vez

tienes tierra palabra

herramienta valor para enterrar a un niño

 

Hoy

discuto con el mar estos jornales

nunca

subió tan bajo la común comida

dan

ganas de romper

y rasgar

el silencio del hilo deslizado

desde el percal de la cometa tonta

 

Otra vez

tienes tierra postura

andrajos de color para enterrar a un niño.

 

(En castellano, 1960)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Adela

Adela

CASA EN SANTIAGO DE CUBA
Sra. Adela Otero Ramírez

Santa Rosa nº 288 e/ Mejorana y Corona
Tlf: 62.74.84 Santiago de Cuba
(Centro de la Ciudad)
OFERTA SERVICIO GASTRONÓMICO

En cada lugar del mundo hay pequeños rincones únicos, personas extraordinarias o momentos incomparables que nunca llegaremos a conocer. Solo en ocasiones la fortuna nos brinda la oportunidad de coincidir con alguno de ellos, y es entonces cuando surgen los recuerdos imborrables. De nuestro viaje por Cuba, ese recuerdo es Adela.

Adela es una señora pequeña y entrañable, de esas que aún visten en bata, y que si no fuera por su acento santiaguero uno podría imaginarla sentada en una silla de mimbre, tomado la fresca con las vecinas en la plaza de cualquier pueblo de España. Sin embargo Adela vive en una bonita casa de una sola planta en el centro de Santiago de Cuba, a pocas cuadras del Párque Céspedes, eje en torno al que gira la vida de esta sugerente ciudad, musical y decadente. Enfermera jubilada, madre y abuela, completa, como tantos otros cubanos, su exigua paga albergando en su casa a turistas que, como nosotros, comienzan o terminan su visita a la isla por Santiago.


Resulta difícil concretar en palabras porqué Adela. Apenas estuvimos tres noches en su casa, pero nadie en esos quince días de camino hasta La Habana consiguió seducirnos de tal manera. Si se tratara de un anuncio, hablaríamos de sus habitaciones; limpias, agradables, con aire acondicionado; de su mano para la cocina; de lo económico de la estancia; de sus desayunos, hechos, como ella dice, al estilo de “su mamá de acá”, con mango, papaya, plátano, piña, jugos naturales, huevos, café, queso, pastas...

Pero no se trata de eso. Adela es su trato amable; su dulzura contándote sus viejas historias de enfermera retirada, explicándote lo lindo que es su programa de radio favorito, o leyéndote el poema en el que basa su forma de ser y su vida. Es el amor de quien sigue sonriendo mientras cuenta lo difícil que es la vida allá en la isla y mira a su nieto, Javierito. Adela es su hablar pausado y sus recuerdos, no siempre amables, de madrugada, en el patio de su casa, entre las plantas, meciéndonos a la inexistente fresca del verano en Cuba.


Esta es nuestra humilde manera de agradecerle su cariño, cumpliendo así con nuestra promesa: poner su dirección en internet (ella no se anuncia en la red porque tendría que pagar a alguien por ello), y recomendar su casa a todo aquel que pudiera leerlo.

Así que si algún día tienen la intención de pasar por Santiago de Cuba, no desaprovechen este regalo que a nosotros nos brindó el azar: alójense en su casa y disfruten conociendo Santiago, y a esa entrañable mujer que es Adela.

Hoy recomendamos... Vicente Aleixandre

 

MI VOZ

 

He nacido una noche de verano

entre dos pausas Háblame te escucho

He nacido Si vieras qué agonía

representa la luna sin esfuerzo

He nacido Tu nombre era la dicha

Bajo un fulgor una esperanza un ave

Llegar llegar El mar era un latido

el hueco de una mano una medalla tibia

Entonces son posibles ya las luces las caricias la piel el horizonte

ese decir palabras sin sentido

que ruedan como oídos caracoles

como un lóbulo abierto que amanece

(escucha escucha) entre la luz pisada

 

(Espadas como labios, 1932)

 

 

Hoy recomendamos... Allen Ginsberg

 

Oh madre

qué he dejado

Oh madre

qué he olvidado

Oh madre

adiós

con un largo zapato negro

adiós

con Partido Comunista y una carrera en las medias

adiós

con seis pelos negros en la verruga de tu pecho

adiós

con tu vestido viejo y una larga barba negra alrededor de la vagina

adiós

con tu vientre hundido

con tu miedo a Hitler

con tu boca de cuentos malos

con tus dedos de mandolinas rotas

con tus brazos de porches gordos de Paterson

con tu vientre de huelgas y chimeneas

con tu mentón de Trotski y de Guerra Civil Española

con tu voz cantando para los arruinados obreros rotos

con tu nariz de coito malo con tu nariz de olor de pepinillos de Newark

con tus ojos

con tus ojos de Rusia

con tus ojos de no tener ni cinco

con tus ojos de porcelana falsa

con tus ojos de tía Elanor

con tus ojos de India hambrienta

con tus ojos meando en el parque

con tus ojos de América en el momento de la caída

con tus ojos de fracaso en el piano

con tus ojos de familiares en California

con tus ojos de Ma Rainey muriendo en la ambulancia

con tus ojos de Checoslovaquia atacada por robots

con tus ojos yendo a clases nocturnas de pintura en el Bronx

con tus ojos de la abuela asesina que ves en el horizonte desde las escaleras de incendios

con tus ojos corriendo desnuda fuera del apartamento gritando en el pasillo

con tus ojos arrastrada por policías a la ambulancia

con tus ojos atada a la mesa de operaciones

con tus ojos de páncreas extirpado

con tus ojos de operación de apendicitis

con tus ojos de aborto

con tus ojos de ovarios extripados

con tus ojos de shock

con tus ojos de lobotomía

con tus ojos de divorcio

con tus ojos de infarto

con tus ojos sola

con tus ojos

con tus ojos

con tu Muerte llena de Flores

 

 

 

 

 

(Kaddish, 1959)

Welcome to the ondas!

Welcome to the ondas!

Ayer arrancaba, con casi un mes de retraso y entre nieves -habrá que avisar al antenista o nos quedaremos ciegos-, “Vaya Comunidad”, el nuevo late-night semanal (jueves, 22:15) de Lobomedia para Aragón Televisión.

Comienza así una nueva andadura de la productora después de “Que viene el Lobo”, único programa que verdaderamente llegó a consolidarse dentro de la oferta televisiva regional en estos años -aún a pesar de su errático y poco agradecido peregrinaje entre Antena Aragón y La2- y del que saltaron al panorama nacional Luis Larrodera, Javier Coronas y buena parte del equipo actoral del programa XXL ,de Canal +.

Como La Carrera del Siglo ha carecido y carece de cualquier criterio editorial (y no creo que consigamos tenerlo nunca), hoy nos ha apetecido escribir este post única y exclusivamente para desearles la mejor de las suertes y, de paso, hacerles publicidad, que para algo aquello está lleno de amigos. Feliz paseo por las ondas María, Jorge, Marisol, David, Ana, Paco, Yolanda, Irene, Diego, Laura, Félix, Rue y el resto; y que el share os acompañe (o que si no acompaña y tratáis de falsear los datos, lo hagáis al menos con más habilidad que la COPE).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Hoy recomendamos... Leopoldo María Panero

 

EL LOCO MIRANDO DESDE LA PUERTA DEL JARDÍN

 

Hombre normal que por un momento

cruzas tu vida con la del esperpento

has de saber que no fue por matar al pelícano

sino por nada por lo que yazgo aquí entre otros sepulcros

y que a nada sino al azar y a ninguna voluntad sagrada

de demonio o de dios debo mi ruina.

 
 
 
 
(Poemas del manicomio de Mondragón, 1992)
 

Hoy recomendamos... jugar a baloncesto

Hoy recomendamos... jugar a baloncesto

No importa lo malo que puedas llegar a ser, tu torpeza con el balón en las manos o tu descoordinación al entrar a canasta; ni tan siquiera que tu porcentaje de tiro roce los negativos. Más bien al contrario; cuanto más bajo sea el nivel de la plantilla, mayor es la cantidad de adrenalina descargada en cada intento de lanzamiento (que en realidad se convierte en un pequeño combate de tudo vale bajo el aro).

Nosotros nos lo administramos en dosis de dos horas, una vez a la semana. El resto de la semana lo empleamos para recuperarnos. Esguinces en los dedos, tobillos torcidos, narices hinchadas, cardenales y contusiones varias; todo sirve para creer que los treinta años, los primeros achaques y nuestras incipientes barrigas no conseguirán impedir que el año que viene formemos un equipo federado y perdamos todos los partidos -sin excepción-.

Lo importante es el espíritu deportivo: nosotros aceptamos deportivamente que seremos sancionados con regularidad, ya que lo que nosotros solemos concebir como lance fortuito del juego el reglamento de la Federación lo considera antideportivo y descalificante. Y, por supuesto, la celebración tras cada partido del clásico tercer tiempo: imprescindible proceso de rehidratación en el bar más cercano a base de jarras de cerveza.

Esta recomendación no es, en realidad, otra cosa que una excusa para homenajear a los participantes en estos eventos deportivos, a mitad de camino entre un All Star de barriada y un torneo de lanzamiento de barra aragonesa: Monchi, Palomeque, Torrerico, Pizarro, esebezeta, Victorino, Bruce, Gobegto, El Pediatra Consorte, Frikauskas, Sonny, Sempai, Paco el Cordobés y un servidor (disculpas si alguien ha sido omitido; si se nos hace saber el error será corregido de inmediato).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres